Lo que no debes hacer cuando salgas a buscar inversión

En Skale.Me nos encanta enseñarte a partir de los errores que ya hemos cometido como emprendedores, así tú puedes aprender de nosotros y no repetirlos (por favor). Y es que muchas veces nos avisan todo lo que debemos hacer, pocas nos advierten lo que no deberíamos. Si te interesa saber lo que no debes hacer cuando salgas a levantar inversión para tu negocio, quédate leyendo nuestra experiencia. 

El primer ejemplo lo tenemos a unos 4,220 kilómetros de distancia, en una startup llamada Udemy. El segundo será nuestra propia anécdota.  

Caso Udemy

Tres fueron los fundadores de la idea de la academia americana de cursos online, tres fueron los que fracasaron más de 200 veces, cuentan desde su propia voz, en el intento de conseguir inversores. 

>> Te podría interesar: Conoce y aprende de los unicornios latinoamericanos

Eren Bali, Gagan Biyani y Oktay Caglar perdieron 12 meses tratando de conseguir inversión ¿Por qué? porque aún construyendo un producto increíble, se dirigían a sus inversores como si necesitaran dinero para elaborar su sueño: primer error.  

“A nadie le importaba que necesitáramos dinero. Lo que necesitábamos probar era que merecíamos su dinero”, señala Biyani. Para ser más específicos, a un inversor no le importa que tu producto luzca bien o funcione a la perfección, lo que le interesa es que la gente lo compre y que siempre siga existiendo ese entusiasmo inicial, el cual se refleja en el crecimiento en ventas acelerado.

El grupo de tres, en su momento, novatos estaban frustrados. Pero, aprendieron que con los inversores no se debe jugar y no se deben tratar como adversarios. “El trabajo de un inversor no es fácil. Besan una tonelada de ranas sólo para encontrar al príncipe azul o un trato que les haga ganar dinero dentro de 10 años. Ellos solo ganan si te conviertes en una compañía de mil millones de dólares”, cuenta Biyani. Podríamos decir entonces que ganan cada vez que encuentran un unicornio.

Ahora bien, pensar tu negocio como una inversión a corto plazo como “en el próximo trimestre o en el próximo año” es el segundo errorLos inversores piensan en décadas. Debes pensar al estilo de Jerry Maguire: 10 años hacia futuro. ¿Cómo será diferente el mundo y cómo construirás un negocio de más de un billón de dólares?  

>> También te podría interesar: Qué necesito saber sobre los modelos de negocio y cómo aplicarlo en mi startup

Por último, el error más usual y más vivido por todos aquellos que hemos querido lanzar nuestra idea de negocio o nuestro emprendimiento es: ¡no lanzarnos! Los inversores, según cuenta Biyani, podían oler su ansiedad y miedo. “Te debes mostrar muy seguro de ti mismo ¡Debes presionar el botón!”.

Biyani nos aconseja que, una vez ya hayamos conseguido al primer inversor, es necesario entrar en la red. “Hay una ‘red de susurros’ entre los inversores: todos comparten notas. Si quieres acertar, entra en la red. Mantén a todos actualizados con tu progreso, crea un impulso, y cierra lo más rápido posible”, concluye.

>> Mira nuestro recomendado: Modelos de negocio para starups

De propia voz 

Te queremos contar nuestra experiencia también, pues antes de Skale.Me provamos con un app que servía de guía para personas con discapacidad visual. Duramos siete meses desarrollando una solución específica con algoritmos de inteligencia artificial que, en ese momento, tecnológicamente era muy robusta y nos entusiasmaba sentarnos a trabajar los fines de semana para lograr que funcionara ¿por qué? simplemente por el hecho de desarrollar el producto con nuestras manos y poder contarle a nuestros amigos y familiares, sentiamos que estabamos “fundando una startup”. 

Tiempo después, nos dimos cuenta que estábamos equivocados. Al momento de ofrecerlo al mercado, lastimosamente, la gente no estaba dispuesta a comprarlo, era algo interesante, pero que podrían reemplazarlo con los objetos tradicionales (el perro guía, el bastón, etc.), y hoy en día, ya es un add-on gratuito del último iphone. 

Afortunadamente, en nuestro caso fue más como un hobbie. Es decir, nuestra vida no dependía de tener un negocio sostenible en ese momento, pero en la mayoría de los casos, como en Udemy, no es así. 

Muchas veces al momento de emprender nos centramos en construir una solución que nosotros mismos consideramos “cool” pero que el mercado no necesita. ¿Cómo comprobamos que lo que estamos haciendo soluciona un problema real? es muy fácil: saliendo a vender y viendo la respuesta real del mercado hacía nuestro MVP. 

Debemos poner el foco en ese concepto. Hemos visto casos en los que el emprendedor lleva dos o tres años desarrollando un producto “perfecto”, jugando con sus ahorros, con el dinero para comprar su casa o el estudio de sus hijos. Y es solo hasta cuando sale a ver la respuesta del mercado que se da cuenta que todo lo que hizo a nadie le interesa comprarlo.  

Como emprendedores deberíamos estar en la capacidad de buscar soluciones rápidas al problema que queremos resolver. Un perfil en Instagram para mi ecommerce, generar ventas por Whatsapp, armar un grupo en Facebook, etc...soluciones que podamos hacer con nuestras propias manos utilizando herramientas ya existentes. 

Esto, además de salir a vender “puerta a puerta”, servirá de ensayo para probar si efectivamente vende. Cuando compruebes que tu producto tiene cierto éxito, será tiempo de empezar a desarrollar y gastar los recursos de las ventas en construcción de producto. Un inversor, como le pasó a los de Udemy, no nos va a dar dinero para desarrollar el producto. Los inversores únicamente creen en soluciones probadas que van a multiplicar el dinero de su inversión en el largo plazo y esto solo lo podemos lograr creciendo nuestras ventas de forma acelerada.